Nomad nace de la vida misma, de los viajes y cafés que fuimos tomando alrededor del globo, del sueño de toda la vida de tener una cafetería y sentir el aroma a café todos los días acompañado de un libro en la ruta.

Nace de la unión de las pasiones, por un lado la de Enrique (31) fanatico de los camiones , de viajar y explorar paisajes, camionero desde niño, guía de montaña, inquieto como el viento sureño y tranquilo como su sangre uruguaya lo amerita. Por otro lado la de Daniela (30) amante de los viajes y los mapas en papel, soñadora innata, amante de la expresión corporal y teatrera de profesión, las reuniones alrededor de una taza de café o té estuvieron marcadas a lo largo de toda su vida, como momento de confidencia, de amistad, de desahogo y de lectura solitaria. Pero siempre con un café o té al lado.

Apareció el bus en un momento inesperado, de casualidad, sin buscarlo, él nos busco a nosotros. Vimos la oportunidad de cumplir sueños y unir pasiones y nos lanzamos a la aventura sin dudarlo. Sabíamos que el camino iba a ser largo, había mucho que hacer para llegar a la meta de convertirlo en cafetería móvil, pero las ganas eran mas grandes que cualquier obstáculo y hasta el día de hoy sigue siendo así.

Viajando fue como nos conocimos, como aprendimos a vivir juntos y como decidimos que sea esta unión de pasiones. Somos de diferentes países, Enrique de Uruguay, Dani de Argentina, nos conocimos en Nueva Zelanda y actualmente vivimos en Chile. Nomades por donde nos miren, al igual que la historia del café que nació en África y fue viajando por Europa, Asia, Oceanía hasta llegar a América. Todos llevamos en nuestra sangre algo de nomades, de inmigrantes, de viajeros.

Estamos felices de poder llevarles a todos los rincones del globo el aroma a café, la pasión por viajar, las risas y anecdotas de la vida misma con una propuesta diferente, sustentable, amigable con el medio ambiente y con café de especialidad. Esperamos encontrarlos en algún punto de Chile o sino en nuestra base Puerto Natales, lugar que nos acoge y nos aloja cuando no estamos viajando.

Bienvenidos a este viaje, abróchense los cinturones!